Cap de Creus 2013 (III)

El día amaneció incluso más soleado que el anterior, por lo que el desayuno fue realmente agradable. Después recogimos todo y nos fuimos del camping. Recorrimos la carretera que asciendo la montaña desde el Port de la Selva dirección Cadaqués.
CapdeCreusAunque ya hemos estado alguna vez en este pueblo, volvemos siempre que podemos.

En esta ocasión nos dirigimos hasta el faro que hay en el Cap de Creus para visitar la zona. Hay caminos que salen desde el mismo Cadaqués hasta allí pero nosotros preferimos ir con la furgo hasta el aparcamiento del faro y desde allí hicimos una pequeña excursión. Hay varias para elegir. Aquí podéis ver la localización de una ruta circular que se recorre fácilmente.

panoCapdecreus

Las vistas desde el faro son espectaculares si el día acompaña. Además, hay un restaurante y un bar con terraza. Nosotros preferimos dirigirnos hasta Cadaqués en busca de un buen restaurante para comer una paella.

Por suerte, el tiempo vuelve a estar nublado así que, después de dar un paseo con los perros y darles de comer, los dejamos dentro de la furgo.

CadaquesDespués de mucho preguntar y visitar las opciones, nos decantamos por el Restaurante Marina, el la misma riera. Pensábamos en un sitio de cocina casera, donde comieran menos foráneos que gente del lugar y creo que al final acertamos. Buen trato y precio asequible.

Después de la comida y los chupitos gentileza de la casa, volvimos a caminar por el pueblo para que nos diera el aire. Cuando regresamos a la furgo Tucho y Mica nos esperaban durmiendo una buena siesta.

Con calma retomamos la carretera hasta Figueres y poco a poco regresamos a casa.

¡Se acabó el fin de semana largo!

Anuncios
Publicado en España | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Cap de Creus 2013 (II)

CamideRondaEl día amanece soleado. Perfecto para realizar la excursión que teníamos prevista: caminar por el camí de Ronda hasta Llançà. Cargamos las mochilas con agua y algo de comer y comenzamos la caminata. El sendero está perfectamente habilitado y discurre casi siempre junto a la costa. En algunas calas podemos soltar a los perros con la seguridad de no molestar a nadie (aún estamos en abril). En total recorremos 5 kilómetros hasta las playas de Llançà. En un banco reponemos fuerzas, picamos un poco y regresamos por el mismo sitio que vinimos. Podéis consultar en este enlace el recorrido de ida.

De vuelta  en el camping, y aprovechando el buen tiempo, hacemos la comida. De momento el cielo ha aguantado pero por el norte comienzan a formarse nubes amenazadoras. Después de comer y en previsión de que podrían caer gotas montamos la funda del techo. 1PortdelaVallSe coloca fácilmente y en pocos minutos. Y además aísla mucho, con lo que podremos tirar de calefacción estacionaria sabiendo que no tendremos fugas de calor. Si llueve no se nos mojará la tela del techo y podremos disfrutar del espacio añadido que se consigue con el techo abierto.

En definitiva, una buena inversión que, por fin, podemos empezar a amortizar.

Subida-aSantPereRodes2Una vez tuvimos el techo protegido contra la lluvia decidimos emprender la excursión hasta el monasterio. El camino pasa muy cerca del camping. Según la guía subir y bajar son unos ocho kilómetros pero con un desnivel positivo de 500 metros. Sin acobardarnos por el desnivel comenzamos a subir pero al cabo de unos dos kilómetros las nubes amenazantes comenzaron a tronar sobre nuestras cabezas. Mica, poco amiga de los truenos comenzó a desesperar y al final preferimos recular ya que no nos apetecía ser victimas de un rayo, acabar mojados o incluso, volver a perdernos las vistas desde el monasterio una vez estuviésemos arriba con todo nublado como ayer.

PortdelaSelva2Otra vez en el camping esperamos a que dejara de llover y después nos acercamos hasta el Port de la Selva, un típico pueblo pesquero con un montón de sitios para tomar algo. El camino que conduce hasta allí es tan agradable como el que conduce a Llança, bordeando la orilla.

Picamos alguna cosa junto a la playa y regresamos de nuevo a la calidez del hogar-furgo.
A pesar del frío que hizo por la noche, la funda hizo su trabajo y solo tuvimos que poner la calefacción un rato para dar calidez. Tucho y Mica también durmieron mucho más anchos.

 

Publicado en España | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Cap de Creus 2013 (I)

Estrenamos la temporada de primavera con tiempo revuelto de lluvias y claros. Por delante tenemos tres días libres y pronóstico de tiempo cambiante, por lo que decidimos visitar la zona del Cap de Creus sabiendo que podremos disfrutar del mar sin riesgo de que nos de una insolación.

Para llegar a la zona desde la provincia de Barcelona, lo más fácil es coger la autopista. Sin embargo, dado que los peajes están por las nubes, lo mejor es ir subiendo poco a poco por la N-II hasta Figueres. Por este camino, no perdemos la ocasión de ver el desastroso estado de la carretera y de cómo tarda en llegar el esperado desdoblamiento.
En Báscara los vecinos están hasta el gorro de los camiones y lo manifiestan con carteles. 1PortdelaVallUna vez llegamos a Figueres continuamos por la N-II hasta llegar al desvío de Llançà. Tenemos previsto dormir en el camping Port de la Vall, entre Llançà y el Port de la Selva.

Durante todo el viaje el tiempo sigue empeorando y al llegar al camping la lluvia sigue cayendo, por lo que decidimos subir con la furgo hasta el monasterio de Sant Pere de Rodes. Después de una subida espectacular de unos 8 km llegamos al aparcamiento y allí dejamos a los perros con cara de: ¿no pensaréis sacarnos con el tiempo que hace? Cuando el tiempo no acompaña, es precisamente el mejor momento de dejar a los perros en la furgo. 2SantPeredeRodesSabes que no van a pasar calor y que puedes entrar en los sitios sin prisas y con tranquilidad. El monasterio nos acoge, sin apenas visitantes y la mala suerte de no poder ver las vistas. No importa, si el tiempo acompaña, en los próximos días subiremos caminando desde el camping y podremos ver mejor el paisaje.

Una vez visto el monasterio y ya en la furgo, montamos la mesa y nos zampamos los bocadillos que, en previsión, habíamos hecho antes de salir de casa.

Ya por la tarde y con el cielo clareando nos dirigimos al camping para instalarnos. Es temporada baja y seguro que no encontramos problemas de sitio.
Efectivamente, una vez allí elegimos un pack para dos personas+autocaravana sin electricidad y en zona de montaña. En total: 26 € por noche. Los perros no pagan.

3PortdelaVallMontado el chiringuito inspeccionamos los alrededores. El camping cuenta con todos los servicios pero en temporada baja no funciona ni el bar ni el supermercado. Está situado a pie de playa y a una distancia del Port de la Selva de unos dos kilómetros por el camí de Ronda.

Inspeccionado el terreno, sólo nos queda cenar y relajarnos. En esta excursión queríamos probar una funda para poder dormir con el techo subido pero como aún estaba mojado todo el techo preferimos dormir en la cama de los asientos. Mañana, si el tiempo fuese mejor, probaríamos.

Publicado en España | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Verano 2012 (VIII)

Este séptimo día es el último de nuestra travesía hacia Asturias. Antes de llegar al pueblo del Occidente donde nos dirigíamos a pasar dos merecidas semanas de descanso, nos lo tomamos con bastante calma.

Nuestra primera parada fue la Playa de Gulpiyuri. Eso sí, nos costó bastante encontrarla porque no está muy bien señalizada. Aunque supongo que eso es lo que ha conseguido que se mantenga tan preservada. Si estáis interesados podéis ir caminando desde la playa de San Antolín o preguntar en el pueblo de Naves. Cuando llegamos no había aún nadie pero enseguida se unieron visitantes. Lo que más llama la atención es encontrar esta playa en medio de un prado, sin tener más referencias del mar que escucharlo en la lejanía. Un nuevo ejemplo, al igual que los bufones, de la erosión de la roca caliza.

De nuevo en la furgoneta emprendimos el camino por la AP-8 hasta Duesos. Allí cogimos la N-632 hasta Colunga donde hicimos una parada técnica para probar los bollos preñados y la empanada de bonito. Desde allí se puede acceder a Lastres, el pueblo del Doctor Mateo, pero nosotros continuamos ruta regresando a la A-8 y conduciendo hasta Villaviciosa.

El pueblo de la Sidra el Gaitero cuenta con un bonito casco histórico que recorrimos dando un paseo. Nos tomamos otro tentempié y continuamos (tras hacer acopio de bollos preñados) hacia nuestro destino.

Dejamos Oviedo de lado y continuamos por la A-63 hacia Grado. Allí había bodorrio. Junto a la iglesia de veía a todo el pueblo ansiando ver a la novia. Se les veía con muchas ganas de opinar como iba vestida, lo que iba a tardar en llegar… en fin, lo de todos las bodas de todos los pueblos. Incluso algún impresentable estaba lanzando petardos (dichoso invento) con lo que tuvimos que recorrer los últimos metros de paseo con Mica y Tucho ahogándose de tanto tirar de la correa. ¡Au revoir, Grado!

Después de Grado nos fuimos aproximando poco a poco a nuestro destino. Subimos puertos, bajamos montañas, recorrimos ciento y una curvas y por fin llegamos a nuestro querido pueblo de veraneo. A pesar de que este año no hubo fiestas, reencontrarnos con la familia fue un buen aliciente para cargarnos las pilas.

¡Hasta el próximo viaje!

Publicado en España | Etiquetado , , | Deja un comentario

Verano 2012 (VII)

El séptimo día llovió. No era una lluvia demasiado copiosa, nos permitió desayunar junto a la furgo y contemplar un doble arcoiris sobre el horizonte del mar. Pero era un día lluvioso, y eso, unido a que ya llevábamos siete días de manera itinerante, hizo que durante esta jornada diéramos un paso de gigante en nuestro viaje hacia Asturias. Comenzamos recorriendo la carretera que discurre junto al mar (como el año pasado) pero poco a poco nos fuimos distanciando de la costa y acabamos cogiendo la autopista que nos condujo hacia Cantabria.

Una vez en Cantabria seguimos la autopista hasta llegar a la salida 162. Allí cogimos la N-634 hasta llegar a Iseca Vieja. Desde allí seguimos las indicaciones a una playa a la que se accede por una carreterita estrecha que sube una cuesta pronunciada y tras algunas curvas llega a un aparcamiento. Desde allí hay que bajar caminando hasta una playa protegida por acantilados y no muy concurrida. Es la playa de San Julián de Liendo. Algunas personas nos miraban mal por ir con perros pese a que en ningún momento los soltamos ni siquiera se nos ocurrió acercarnos a los bañistas. Desde luego, nadie es perfecto.

Una vez estiradas las piernas y hecha la ascensión de rigor (la subidita hasta el aparcamiento se las trae) continuamos ruta. Nos incorporamos a la autopista y no la dejamos hasta llegar a Asturias. Nos planteamos llegar temprano al camping que teníamos previsto (a la hora de comer), instalarnos, descansar y como mucho, hacer alguna excursión. El camping en cuestión estaba ya en zona Asturiana y por las referencias era muy atractivo. Es el Camping de La Paz, en Llanes y sí, no nos decepcionó en absoluto.

Este camping está en lo alto de una colina y desde allí contempla el mar embravecido sobre la playa de Vidiago. Las parcelas están distribuidas de forma que prácticamente todas cuentan con vistas. Hay otra parte más tranquila, con sombras y arrullada por el sonido de un riachuelo.

Dado que la zona más alta estaba copada y que buscábamos un poco de tranquilidad y sombra, no nos importó instalarnos en esta última zona. Pudimos prepararnos tranquilamente la comida a base de cerveza fresquita y quesos asturianos. (Sin que faltaran los tomates de huerto tan largamente conservados). También nos dio tiempo de tender la ropa y dormir una pequeña siesta.

Después, siguiendo las indicaciones del dueño del camping, cogimos un camino hacia el Oeste por el que transcurre el Camino de Santiago del Norte. Caminamos durante unos kilómetros (la ruta aquí) hasta que algo nos sorprendió a pocos metros del camino. En esa zona, el campo estaba poblado de helechos. No hacía ningún viento pero de vez en cuando algunos helechos se veían movidos por una corriente de aire que desaparecía a los pocos segundos. Siempre eran los mismos helechos, y la corriente no era continua…

En vez de pensar en la serie de Lost (bueno, si lo hicimos) continuamos caminando por el camino hasta que vimos un cartel que anunciaba los Bufones de Arenillas. ¡Acabáramos! Lo que antes habíamos contemplado era ni más ni menos que un bufón, un curioso accidente geológico que nos dejó impresionados una vez llegamos a los mentados Bufones. Había mucha más gente mirando y la verdad es que el sonido que emiten, junto al vapor de agua de desprenden, dan que pensar en las mismísimas entrañas del Averno recóndito. Sobrecogedor.

Después de tan sorprendente visita, regresamos al camping y poco a poco la noche nos fue sumiendo en un sueño reparador.

Publicado en España | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Verano 2012 (VI)

Por la mañana, justo cuando estábamos bajando el techo de la furgoneta comenzó a llover. Así que terminamos de recoger todo y acercamos la furgoneta hasta el centro del pueblo para desayunar en algún sitio. Elegimos una cafetería donde nos zampamos un buen desayuno a base de zumo, café, té y unas tostadas de pan con mantequilla y mermelada.

Como seguía lloviendo aprovechamos para avanzar camino por la D-920 hacia Buzy y Oloron-Sainte-Marie. De allí seguimos rumbo hacia Bayonne. Antes de llegar hicimos una parada técnica y vimos el castillo privado de Aren.

Después de pasar tantos días conduciendo por las carreteras de curvas del Pirineo Francés se agradecían carreteras que te permitían avanzar kilómetros sin apenas darte cuenta.

Al llegar a Bayonne aparcamos la furgoneta junto a un baño público cercano al centro y nos dejamos perder por sus calles. Se respiraba un entorno festivo de bares y animación de gente. Este ambiente recordaba al País Vasco, no en vano, Bayonne pertenece al País Vasco Francés y no es difícil imaginar que ya estás sumergido en la tierra del txacolí.

Después de hacer algunas compras retomamos la carretera, esta vez hacia Biarritz. Allí nos fue imposible parar. Ni tan siquiera en aparcamientos de pago. Así que lo que vimos de allí fue a través de la ventana de la furgo. No obstante, recorrimos el margen de la playa y pudimos verla repleta de surfistas más que bañistas.

Sin parar, entonces, continuamos hasta Saint Jean de Luz donde paramos a comer.

Tras llenar la barriga, seguimos camino hacia España. Entramos prácticamente sin darnos cuenta. Más que atravesando una frontera, eres consciente de estar de nuevo en tu país por la señalización de la carretera y los rótulos de los establecimientos.

El día seguía lluvioso, y así siguió cuando paramos en San Sebastián. En este caso, aparcamos en un parking subterráneo e hicimos cola en la oficina de turismo para conseguir algo de información sobre cámpings. Después recorrimos la playa de la concha y nos tomamos unos pintxos en el barrio que rodea la parroquia de Santa María.

Después de disfrutar de los placeres gastronómicos continuamos camino para ir en busca de un camping donde pernoctar. Las opciones no eran muchas, teniendo en cuenta que no en todos admiten perros (esto en Francia no pasaba). Así que optamos por volver al mismo en el que dormimos el año pasado: el Gran Camping Zarautz, del que teníamos muy buen recuerdo y que nos recibió en lo alto de la colina que preside la población del mismo nombre.

Una vez instalados, descendimos hacia el pueblo por un camino que conduce hasta la playa y bordea el campo de golf. En Zarautz vimos el restaurante de Karlos Arguiñano, la playa famosa por sus olas y caímos de nuevo en la tentación de volver a probar los pintxos, amenizados con cerveza y un helado de sabor variopinto.

Para bajar la cena recorrimos de nuevo lo andado y ascendimos la pendiente hasta el camping. Tucho y Mica se pegaron unas carreras en la playa y al final, pese al día de lluvia, el balance de la jornada fue más que positivo.

Al día siguiente pasamos por recepción para pagar 23’40€ por la furgo y dos adultos. ¡Los perros no pagaban!

Publicado en España, Francia | Etiquetado , , | Deja un comentario

Verano 2012 (V)

Despertó el día con una niebla que no dejaba ver las montañas que nos rodeaban. Por suerte, el clima cambió cuando enfilamos la carretera que nos llevaría hacia la zona del Puerto de España. En el camping nos informaron de qué sitios podíamos ver, teniendo en cuenta que llevábamos perros. Dado que no teníamos intención de pasar varios días haciendo excursiones por la zona, escogimos una asequible, y con la qué si se podía entrar con animales de compañía. La elegida fue subir al lago de Stom desde el aparcamiento habilitado. Para llegar a él hay que desviarse de la carretera que sube al Puerto de España hacia la izquierda poco después de pasar por La Reillère.

La caminata fue un poco más larga que la del día anterior. Unos 12 km ida y vuelta ascendiendo un desnivel de unos 700 metros. Podéis ver los detalles en el enlace.

El lago no era tan grande como el de Oô pero era más tranquilo. Como es costumbre, picamos algo junto al lago antes de iniciar de nuevo el descenso. El tiempo nos acompañó durante toda la excursión aunque es verdad que, al regresar, la niebla estaba subiendo rápidamente cubriendo todo lo que encontraba a su paso.

Después del ejercicio bajamos de nuevo al punto de inicio: Cauterets. El pueblo es la típica población de montaña con tiendas de ropa técnica y restaurantes. También había tiendas de souvenirs y, algo muy particular, tiendas de berlingots (unos caramelos artesanos muy ricos).

Nosotros nos compramos un pollo asado y nos lo comimos en un área que había a la salida del pueblo.

Con el estómago lleno nos decidimos, por fin, a recorrer algo de camino hacia nuestro destino. Recorrimos de nuevo la carretera que nos conducía hasta Soulom y allí cogimos la dirección hacia Lourdes.

Lourdes estaba llena de gente (¿Cuándo no?). Aparcamos cerca del centro y nos acercamos al templo. Francamente no aguantamos mucho. Además, para acceder al recinto hay que respetar un montón de prohibiciones entre las que está, como no, la de entrar con perro.

Al cabo de una hora estábamos de nuevo en la carretera, conduciendo por la D-937. Al cabo de unos kilómetros está el desvío hacia las cuevas de Betharram. No teníamos muchas referencias pero nos acercamos a ver que tal estaban. La mala suerte fue comprobar que ya estaban cerrando, pero a juzgar por las fotos hubiera estado muy bien entrar.

Nuestro siguiente plan era encontrar un lugar donde dormir. Vimos que junto a las cuevas había un área de acampada pero como era aún un poco temprano seguimos camino. Recorrimos algunos kilómetros hacia el oeste y, finalmente, nos desviamos en Arudy buscando el camping que anunciaban. El camping era municipal y no costaba nada. Simplemente había que comprar las fichas para la ducha que se adquirían en el ayuntamiento. Pero como eran las siete y el ayuntamiento ya no estaba abierto, nos instalamos y pasamos el resto de la tarde descansando y dando buena cuenta de la cena.

Publicado en Francia | Etiquetado , , | Deja un comentario